San Juan de Gaztelugatxe, una pequeña proporción natural, nítidamente vislumbrante

Nos remontamos a nuestra España colonizadora, a nuestra España de emblemas históricos y de poderes civiles, guerras y luchas por adquirir el puesto de la Europa conquistadora. Situándonos específicamente en el País Vasco, cofradío de memorias del origen, madre de nuestra lengua autónoma, antigua e impugnable, la euskera y casco de una historia imprescindible para la eternidad.

Dentro de la colonización de América, uno de los poderes más fuertes que ejerció un soporte de alta munición, fue el poder de la iglesia, como identidad de mando junto al poder principal, el estado. La intervención del cristianismo en Europa, permitió la civilización de nuestros pobladores indios. Tras la división territorial, hubo un grupo de profesadores de las leyes de Dios, que se encargaron  de evangelizar e instruir al inculto, por llamarlo de algún modo.

El San Juan de Gaztelugatxe, es una pequeña isla, situada en al lado este de Bilbao, arropada bajo un símbolo moral e histórico, que deja en las penumbras la magia más sagrada para el cristianismo. Este castillo, representa el recinto de Juan Bautista, aquél conocido como el precursor de Dios; proporción de terreno que inmerge su más grande puesto de tesoro para los precursores de las leyes cristianas.

Misión de fe y terreno sagrado

El turismo que precede el hecho de visitar esta isla y precisamente subir hasta el peldaño mayor, donde se encuentra construida una iglesia, que para su conservación no es una reliquia, pero sí se ha mantenido con el fin de quienes sean creyentes e investigadores de su identidad, visiten este lecho de vibras positivas.

Cualquiera que visite el País Vasco, debe planificarse un buen itinerario turístico, que le permita ser espectador y conocedor de la historia y sus orígenes. Por lo general, el objetivo de quienes visitan el Castillo de San Juan, es sentir su compromiso con la fe cristiana y mantener su valor conservador.

Respira aires naturales sumergidos en oxigeno fortalecedor

La cumbre del Castillo de San Juan Gaztelugatxe, es permisiva a sus energías renovadoras, gracias al contacto natural con una corriente oxigenante de brisa y perpetuos olores de profundidades enriquecedoras para el alma.

Puedes ser partícipe del esplendor que esta muestra de historia tiene para ti.

Leyendas y mitos

Cabe resaltar que hay una serie de conspiraciones que giran en torno a la historia precisa de este castillo, debido a que su nombre es el motivo para empezar por una de ellas, puesto que, se presume que San Juan visitó este lecho sagrado y que dejó evidencias de su visita, haciendo un resalte en ciertos puntos del camino, con su presencia compactada al suelo.

Al estar fortalecida la isla con poderes espirituales muy fuertes, se dice que al elevar el sonido de las campanas compactado con el ruido de las olas, se puede pedir un deseo profundo con posibilidades bastante altas de hacerse realidad.

Por último, se cuenta que, al ubicar cada una de las huellas marcadas por San Juan, o al menos el sitio por donde estuvo, se pueden sentir las vibraciones enérgicas en la aureola que enmarca el sitio con precisión.