Álava

Álava consta con un territorio en el que la naturaleza es su principal seña de identidad, topándonos a medida que recorremos toda su extensión con paisajes completamente distintos unos de otros, casi antagónicos entre ellos. Algunos tales como los colores rojizos de los viñedos, los verdes valles, las montañas de Aramaio, zonas de llanura,…

En Álava además se ha tenido especial cuidado en la conservación de su característico entorno, en el que la acción del hombre ha estado siempre restringida para poder preservar todo su territorio de la manera más natural posible. En el territorio de Álava contamos con hasta 20 espacios que se encuentran protegidos e incluso se han incluido en la Red Natura.

Lugares que hay que conocer, muchos. Algunos de ellos son los que mencionamos a continuación.

Por ejemplo el pantano de Landa, entre Ullibarri Ganboa y Landa, en el que podremos disfrutar de un relajante paseo en bici bordeando el pantano, con un recorrido superior a 55 kilómetros. Además nos podremos dar un baño en él; teniendo zonas de ocio repletas de comodidades.

La catedral de Santa María, en lo alto de una colina podremos disfrutar de un templo gótico que por fin ha sido reabierto al público.

El Parque de Salburua está muy cerca del centro de la ciudad de Vitoria, con una extensión de aproximadamente 10 kilómetros, como en el pantano de Landa, tienes la oportunidad de recorrerlo tanto a pie como en bicicleta. También es conocido como el anillo verde.

Otra zona verde y muy florida, es el Parque de la Florida, justo en el centro concentra muchas especies diferentes tanto de árboles como arbustos o flores.

Otra gran atracción turística es la Muralla, además si nos lo proponemos con antelación tendremos la oportunidad de visitar también la catedral. La duración de la visita es casi de una hora.

Estos, como ya hemos dicho son tan solo algunos ejemplos, ya que en esta zona podemos encontrar miles de rincones de los que poder enamorarse.