Cómo visitar Bilbao en dos días

Pongámonos en la situación de llegar a Bilbao viernes por la tarde, el viaje nos ha dejado algo cansados pero siempre hay fuerzas para la noche. Queremos al día siguiente aprovechar el día pero también conocer la cuidad bilbaína. así que el mejor plan del que podemos disfrutar es de alguna cenita en cualquier bar o restaurante con buenas valoraciones para después ir paseando hacia la zona de copas aprovechando así para ver iluminado el museo de bellas artes de Bilbao; increíble. Sin duda para la noche del viernes la zona de las Pozas no desalentará a nadie.
El sábado por la mañana ya descansados y con anécdotas de la noche anterior, toca conocer un poco más Bilbao.
Comenzando por un paseo por la ría del Nervión  por donde se encuentran las Torres de Isozaki, y desde el puente tendremos una vista panorámica increíble de la cuidad. A un lado con todo el caso viejo, al otro lado el estadio de San Mamés por ejemplo. Ya partir de ahí, a andar se ha dicho. Lo que sin duda no podemos dejar sin ver es todo el casco viejo, la gran vía, el museo Guggenheim. Además si vamos andando por el recorrido de la Ría podremos llegar a las siete calles, uno de los barrios más llamativos. Donde para comer tenemos gran variedad de bares y restaurantes donde sin duda recomendamos probar los pintxos, típico de Bilbao. Para continuar la tarde cogiendo el metro podríamos llegar hasta Getxo.
En getxo podremos disfrutar de las playas bañadas por el mar Cantábrico, preciosos acantilados y calles llenas de magia y tan solo a 20 kilómetros del centro. Y lo que sin duda nos dejará sin palabras será el Puente Colgante que además se trata de patrimonio de la humanidad.
Después de un día tan completo es normal que estemos cansados pero si todavía tenemos ganas de juerga podemos animarnos a ir al casco viejo o a la zona de las siete calles y conocer un poquito más la noche bilbaína.
El domingo es día de viaje pero hay que aprovechar lo que podamos el resto de la estancia en Bilbao y desde aquí recomendamos poner a Bilbao a tus pies. Tan facil como subir al Monte Artxanda disfrutando así también del funicular y además podemos comer en bonitos restaurantes con terraza.
¿Te vas a perder esta preciosa ciudad?