Donosti

Hacer turismo en el País Vasco es igual a sumergirse en un paraíso terrenal. Un ejemplo de la belleza y de las virtudes vascas puede encontrarse en San Sebastián, elegida este 2016 como Capital Europea de la Cultura. Este nombramiento propicia que se desarrollen una serie de actos culturales y que se implementen una serie de mecanismos artísticos emanados de la participación ciudadana.

Más de doscientas actividades se desarrollarán dentro del marco de esta Capitalidad Europea de la Cultura, entre las que se encuentran una tamborrada europea, una espectacular fiesta ciudadana, un diseño participativo y cinco días de programación especial, todo ello desarrollado con éxito en el pasado mes de enero.

Pero al margen de merecidas condecoraciones, San Sebastián es atractivo por otra infinidad de cosas. La Playa de la Concha tal vez sea una de sus tarjetas de presentación; por ella se pueden dar plácidos paseos o se puede incluso tomar un baño, no importa la época del año, el espíritu vasco se apoderará del turista bien pronto. Esta joya del cantábrico es sin duda uno de los motivos de los que puede presumir su ciudad.

Y es que San Sebastián es una de las ciudades más románticas del mundo, por lo que las parejas de enamorados no deberían dejar escapar la oportunidad de inmiscuirse en sus entrañas. La gastronomía es otro de los bastiones que la ensalzan, ya que la gastronomía vasca, la tradición culinaria de la zona y las increíbles dotes para la gastronomía de sus cocineros hacen que el gusto sea uno de los sentidos que salgan más beneficiados de la estancia en San Sebastián.

Y en septiembre, toca demostrar la cultura de la que la ciudad hace gala, pues es el turno del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Los cines Príncipe y Antiguo-Berri, el Teatro Principal, el Velódromo Antonio Elorza y el Teatro Victoria Eugenia acaparan la atención de los aficionados al séptimo arte de todo el mundo.